jeudi 24 octobre 2013

Pintar el femicidio

Pintar a mujeres sin brazos, sin piernas, sin cabezas, o con una soga, son algunas de las representaciones que Tania hace para denunciar y mostrar los feminicidios. Tania G. Alcázar es del Istmo de Oaxaca, trabaja en una organización sobre derechos de la Tierra y derechos de la Mujer, es profesora de educación artística y, junto con otros compañeros, mantiene un taller de litografía, serigrafía y pintura en la capital de su estado; en el sur de México. En el país son alarmantes los números de muertes en contra de las mujeres y son aberrantes las formas en que suceden. Desde 1985 van más de 36 mil casos tipificados como feminicidios y hay un promedio de 7 muertes por día, esto tan sólo por citar algunos datos que muestran la magnitud de esta lamentable situación y de la importancia de mostrar y denunciar como lo hace Tania con sus pinturas. No es lo que buscan. Vivir de lo que a uno le gusta no siempre es fácil y Tania tiene esta dificultad: pintar sobre el feminicidio y vivir en la ciudad de Oaxaca en donde hay muchos artistas de renombre que ocupan que atraen los reflectores, las galerías y el mercado. Ella encuentra en las personas que está en un movimiento, en una lucha social, como los que pueden reconocer el valor de su obra y aunque está consciente de que éste tipo de público no puede comprar, ella lo hace para que se difunda. Sabe también que muy poco público valora su obra, pues las imágenes de mujeres violentadas no son algo común o que se quiera tener en las casas, aunque menciona que en una ocasión, en una expo-venta para recaudar fondos para su organización, “llegó una licenciada” que compró una de sus obras que a la postre sirvió para una campaña. Vivir en la capital, en donde hay ciertas firmas de artistas reconocidos, es la otra dificultad, ya que no se abren espacios para las nuevas generaciones. De igual forma las galerías limitan las exposiciones porque hay temas que no son vendibles: “Si quieres exponer en un lugar más conocido, nada más no se puede porque hay que contar con una trayectoria no de tiempo sino de qué tanto hayas vendido” menciona Tania. “Todo tiene que dar un cambio” A pesar de que el tema es fuerte y aunque nadie se detenga para admirarlo o cómpralo ahora, ella lo seguirá haciendo, porque le gusta la pintura y es importante en la denuncia; seguir pintando realidades como el feminicidio y no los clásicos paisajes culturales. fuente : Zapateando

Pintar el feminicidio_Tania G. Alcázar

lundi 7 octobre 2013

Aunque usted no lo crea: Conceden a Nestlé patentes de miles de componentes que produce el cuerpo humano 30/09/13 Por Anastasia Gubin

No solo Monsanto patenta componentes de la naturaleza, como semillas, orientando a los agricultores a comprar sólo aquellas certificadas, sino que Nestlé ahora está patentando componentes propios del ser humano, como la leche materna y otros elementos corporales. Advierten que "es una locura" que se conceda a compañías patentes que se relacionan a la leche materna, células y fluidos La Organización Netzfrauen destacó que el hecho que los productos naturales, ya sean humanos o del mundo vegetal, como las semillas de las plantas, estén siendo patentadas y pasen a ser propiedad de grandes corporaciones es un gran cambio de gestión, que permite sólo a ellos su poder y dominio. Netzfrauen criticó el hecho que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU. defina a las células humanas como un fármaco, de manera que puedan entrar en competencia de los productos registrados. “Los pechos son de las mujeres y la leche que ellas producen les pertenece”. “La personas tienen sus células madre y sus fluidos tisulares. Una compañía que concede patentes que se relacionan con la leche materna es sólo locura”, destacó en su reporte. El ser humano cuenta con estos productos propios para poder defender el cuerpo de posibles virus y bacterias y otras enfermedades. La leche materna cuenta con proteínas, lactosa, carbohidratos, triglicéridos y la grasa de la leche. Contiene el ácido oleico, que elimina las células tumorales grasos, además de los ácidos grasos insaturados y los ácidos grasos insaturados. Con la lactancia, que en tiempos modernos se redujo a unos seis meses, y que en el pasado llegaba a los dos años, los bebés se mantienen sanos hasta que forman su propio sistema inmunitario y defensas que perdurarán en la vida. “El material genético en la leche materna no puede ser patentado para fines comerciales”, señala Netzfrauen, destacando que tampoco puede disponerse "como una factor adicional a sus patentes existentes”. En el mes de julio, la organización informó que Nestlé tenía 2.000 patentes de componentes de la leche materna. Venta de productos paralelos Paralelamente al cuestionamiento ético de la certificación de productos propios del cuerpo humano, en las redes sociales e Internet surgen negocios al margen de la ley donde son mencionados estos componentes. En fórum femeninos difundidos en Internet, se leen publicidades de productos que se describen como patentados y autorizados por algún Ministerio de Salud y que supuestamente incluyen componentes de la leche materna "patentado". Estos productos vendidos en redes de comercio marginal, son normalmente ofrecidos para prevenir enfermedades como depresión, Alzheimer, cefalea y otros estados no normales, que pueden ser evitados con una sana alimentación desde la leche materna. Ecoportal.net La Gran Época http://www.lagranepoca.com